La termografía es una técnica increíble y de gran relevancia para muchos campos de la ciencia e industria en general, ya que, a través de ella es posible realizar certeros estudios e interpretaciones a distancia, sobre una gran cantidad de escenarios, donde no es posible realizarlo directamente mediante el contacto físico.




Se trata de la captación de la radiación infrarroja del espectro electromagnético de prácticamente cualquier objeto, e incluso de seres vivos, donde se recopilan datos referentes a su humedad, temperatura y energía radiada esencialmente.




Con la interpretación de una termografía, hoy es posible tener acceso a información de gran utilidad sobre temas como:




-Detección de gases



-Análisis meteorológicos



-Detección de anormalidades y pérdidas energéticas en construcciones y edificaciones



-Análisis y detección de enfermedades en el cuerpo humano, como problemas circulatorios, arteriales, musculares y tumores



-Medición de temperatura de sustancias que no permiten invasión alguna



-Detección y salvamento de accidentados en siniestros como terremotos o derrumbes



-Tácticas militares y de seguridad



-Mantenimiento predictivo y correctivo en maquinaria industrial




En el ámbito del mantenimiento industrial, la termografía ocupa un papel determinante para llevar a cabo labores de diagnóstico para la detección de problemas y fallas en motores eléctricos, robots y servomotores, entre muchos otros equipos, permitiendo una pronta y eficaz reparación de los mismos.




Y no solo eso, además, la termografía optimiza el mantenimiento predictivo (PdM) en los servomotores y equipo industrial en general, reconociendo a tiempo, cualquier desgaste, con el objetivo de cambiar a tiempo piezas, entre otros beneficios.




Si deseas saber más sobre la aplicación de la termografía para el mantenimiento y reparación de servomotores y motores eléctricos en general, acude con los profesionales de TPM Services. Será un placer atenderte.